Facebook Twitter Google + YouTube  Argentina   Argentina 
Editorial SAN PABLO
 
El Domingo

31 de marzo de 2013

El resucitado está entre nosotros

María Magdalena fue al sepulcro de madrugada, cuando todavía era oscuro y apenas había terminado el reposo sabático. Caminaba triste, despacio. Otras mujeres también fueron al sepulcro para arreglar la tumba y embalsamar el cuerpo de Jesús. Cuando lo habían bajado de la cruz, habían tenido que hacer todo muy rápido, se habían quedado sin tiempo. La Magdalena encontró el sepulcro vacío,por eso corrió a buscar a los hombres. Imaginaba que habían robado el cuerpo del Señor. Pensaría que los discípulos sabrían mejor qué hacer. Al enterarse, todos comenzaron a correr: apóstoles y mujeres. El sepulcro estaba vacío, las vendas, cuidadosamente dobladas, cosa no esperable de un ladrón. Los discípulos fueron, vieron y creyeron, aunque no habían comprendido que, según las escrituras, Jesús debía resucitar de entre los muertos. Nunca se había dado algo así. Poco a poco, fueron comprendiendo el misterio de Jesús, a medida que la fe iba iluminando su mente. Se parecía al caso de Lázaro, el amigo de Jesús. Pero Lázaro estaba vivo y vivía entre ellos. En cambio, esto de Jesús, se parecía más a un fantasma que a un resucitado como Lázaro. A Lázaro lo resucitó el Señor, pero volvería a morir. Cristo, por el contrario, resucitó para vivir para siempre. La resurrección de Cristo era el único dato que cambiaría definitivamente la vida de esas mujeres y de los apóstoles, así como puede y debe cambiar la perspectiva con la que nosotros miramos la vida. Celebrar la Pascua es mucho más que participar de todas las funciones de Semana Santa. Es el cambio que da nuestra vida cuando creemos verdaderamente en Cristo resucitado. La resurrección de Jesús es la gran noticia del evangelio, la que realmente cambia la historia de la humanidad. Celebrar la Pascua es pasar de una fe superficial a creer que el resucitado está vivo entre nosotros y en el mundo.

P. Aderico Dolzani, ssp.

 

PRIMERA LECTURA

Hech 10, 34a. 37-43

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

Pedro, tomando la palabra, dijo: “Ustedes ya saben qué ha ocurrido en toda Judea, comenzando por Galilea, después del bautismo que predicaba Juan: cómo Dios ungió a Jesús de Nazaret con el Espíritu Santo, llenándolo de poder. Él pasó haciendo el bien y sanando a todos los que habían caído en poder del demonio, porque Dios estaba con él. Nosotros somos testigos de todo lo que hizo en el país de los judíos y en Jerusalén. Y ellos lo mataron, suspendiéndolo de un patíbulo. Pero Dios lo resucitó al tercer día y le concedió que se manifestara, no a todo el pueblo, sino a testigos elegidos de antemano por Dios: a nosotros, que comimos y bebimos con él, después de su resurrección. Y nos envió a predicar al pueblo, y a atestiguar que él fue constituido por Dios juez de vivos y muertos. Todos los profetas dan testimonio de él, declarando que los que creen en él reciben el perdón de los pecados, en virtud de su Nombre”.

Palabra de Dios.

 

SALMO

Sal 117, 1-2. 16-17. 22-23

R. Éste es el día que hizo el Señor: alegrémonos y regocijémonos en él.

¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor! Que lo diga el pueblo de Israel: ¡es eterno su amor! R.

La mano del Señor es sublime, la mano del Señor hace proezas. No, no moriré: viviré para publicar lo que hizo el Señor. R.

La piedra que desecharon los constructores es ahora la piedra angular. Esto ha sido hecho por el Señor y es admirable a nuestros ojos. R.

 

SEGUNDA LECTURA

Col 3, 1-4

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Colosas.

Hermanos: ya que ustedes han resucitado con Cristo, busquen los bienes del cielo, donde Cristo está sentado a la derecha de Dios. Tengan el pensamiento puesto en las cosas celestiales y no en las de la tierra. Porque ustedes están muertos, y su vida está desde ahora oculta con Cristo en Dios. Cuando se manifieste Cristo, que es la vida de ustedes, entonces ustedes también aparecerán con él, llenos de gloria.

Palabra de Dios.

 

EVANGELIO

Jn 20, 1-9

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

El primer día de la semana, de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue al sepulcro y vio que la piedra había sido sacada. Corrió al encuentro de Simón Pedro y del otro discípulo al que Jesús amaba, y les dijo: “Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto”. Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro. Corrían los dos juntos, pero el otro discí- pulo corrió más rápidamente que Pedro y llegó antes. Asomándose al sepulcro, vio las vendas en el suelo, aunque no entró. Después llegó Simón Pedro, que lo seguía, y entró en el sepulcro; vio las vendas en el suelo, y también el sudario que había cubierto su cabeza; éste no estaba con las vendas, sino enrollado en un lugar aparte. Luego entró el otro discípulo, que había llegado antes al sepulcro: él también vio y creyó. Todavía no habían comprendido que, según la Escritura, él debía resucitar de entre los muertos.

Palabra del Señor.

El Rincón de los Jóvenes | Por Juan Carlos Pisano

Fe y Alegría

Fe y Alegría es un movimiento de educación popular integral y de promoción

social, de inspiración cristiana, dirigido a la población excluida, que busca construir y promover un proyecto ético y político de transformación social, basado en los valores de justicia, participación y solidaridad.

Forman niños, jóvenes y adultos para que sean personas conscientes de sus

potencialidades y protagonistas de su desarrollo.

Su acción educativa intenta preparar a las personas para que vivan en una sociedad justa y democrática contemplando los avances tecnológicos y las exigencias del mundo del trabajo.

Han creado centros de educación formal, centros promocionales y de educación no formal que atienden a más de 7.500 alumnas y alumnos. Se ha consolidado como una propuesta pedagógica y formativa que alcanza niveles superiores a los del promedio nacional, especialmente teniendo en cuenta que están presentes en comunidades en situación de riesgo.

Por esta razón necesitan mucha ayuda y colaboración, así que invitamos a los lectores de El Domingo a visitar la página web www.feyalegria.org.ar para interiorizarse de las necesidades y dar una mano.


Imprimir
Liturgia

 
Contacto
Riobamba 230 - C1025ABF
Buenos Aires.
Tel. (011) 5555-2400/2401
Fax (011) 5555-2425
Email: contacto@sanpablo.com.ar

×