Facebook Twitter Google + YouTube  Argentina   Argentina 
Editorial SAN PABLO
 
La liturgia cotidiana

La liturgia cotidiana
La Liturgia Cotidiana es una revista mensual que contiene todo lo que la Iglesia conmemora y vive en la Eucaristía: calendario litúrgico, las oraciones de la misa, las lecturas litúrgicas, reflexiones de los textos bíblicos y explicaciones de las fiestas, solemnidades y memorias que se celebran cada día.
Miércoles 24/08
Jueves 25/08
Viernes 26/08
Sábado 27/08
Domingo 28/08
Lunes 29/08
Miércoles 24 de Agosto de 2016


San Bartolomé, apóstol

(F). Rojo.

Bartolomé y Natanael son dos nombres que los evangelios utilizan para designar a este santo. Fue uno de los primeros discípulos de Jesús. No existen muchos datos de su vida, pero antiguas tradiciones dicen que fue apóstol en la India.

Antífona de entrada          cf. Sal 95, 2-3

Proclamen, día tras día, la salvación de Dios; anuncien su gloria entre los pueblos.

Oración colecta     

Padre, fortalece en nosotros la fe por la cual el apóstol san Bartolomé se unió profundamente a tu Hijo, y concédenos, por sus ruegos, que tu Iglesia sea sacramento de salvación para todos los pueblos. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

Lectura        Apoc 21, 9b-14

Lectura del libro del Apocalipsis.

El ángel me dijo: “Ven que te mostraré la Esposa del Cordero”. El Ángel me llevó en espíritu a una montaña de enorme altura, y me mostró la Ciudad santa, Jerusalén, que descendía del cielo y venía de Dios. La gloria de Dios estaba en ella y resplandecía como la más preciosa de las perlas, como una piedra de jaspe cristalino. Estaba rodeada por una muralla de gran altura que tenía doce puertas: sobre ellas había doce ángeles y estaban escritos los nombres de las doce tribus de Israel. Tres puertas miraban al Este, otras tres al Norte, tres al Sur, y tres al Oeste. La muralla de la Ciudad se asentaba sobre doce cimientos, y cada uno de ellos tenía el nombre de uno de los doce apóstoles del Cordero.

Palabra de Dios.

Comentario

La gloria de Dios lo invade todo. Este edificio (iglesia y comunidad) tiene grabado los nombres de los Apóstoles, sobre los cuales se edifica y se sostiene a través de los tiempos.


Sal 144, 10-13b. 17-18

R. Que tus santos Señor, manifiesten la gloria de tu reino.

Que todas tus obras te den gracias, Señor, y que tus fieles te bendigan; que anuncien la gloria de tu reino y proclamen tu poder. R.

Así manifestarán a los hombres tu fuerza y el glorioso esplendor de tu reino: tu reino es un reino eterno, y tu dominio permanece para siempre. R.

El Señor es justo en todos sus caminos y bondadoso en todas sus acciones; está cerca de aquellos que lo invocan, de aquellos que lo invocan de verdad. R.

Aleluya        Jn 1, 49

Aleluya. Maestro, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel. Aleluya.

Evangelio     Jn 1, 45-51

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Felipe encontró a Natanael y le dijo: “Hemos hallado a aquél de quien se habla en la Ley de Moisés y en los Profetas. Es Jesús, el hijo de José de Nazaret”. Natanael le preguntó: “¿Acaso puede salir algo bueno de Nazaret?”. “Ven y verás”, le dijo Felipe. Al ver llegar a Natanael, Jesús dijo: “Este es un verdadero israelita, un hombre sin doblez”. “¿De dónde me conoces?”, le preguntó Natanael. Jesús le respondió: “Yo te vi antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera”. Natanael le respondió: “Maestro, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel”. Jesús continuó: “Porque te dije: ‘Te vi debajo de la higuera’, crees. Verás cosas más grandes todavía”. Y agregó: “Les aseguro que verán el cielo abierto, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre”.

Palabra del Señor.

Comentario

Este Natanael (identificado también como Bartolomé) fue llamado por Felipe, por cuyas breves palabras se dejó convencer: “ven y verás”. Y el hombre fue y vio y, desde ese momento, no se apartó más de Jesús. Ver a Jesús no es un movimiento de la vista de nuestros ojos, sino de nuestro corazón, que se dirige hacia él.

Oración sobre las ofrendas        

Señor, al celebrar la fiesta de san Bartolomé, en cuyo honor te ofrecemos este sacrificio de alabanza, te pedimos que gracias a su intercesión recibamos tu ayuda generosa. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión        cf. Lc 22, 29-30

Dice el Señor: “Yo les confiero la realeza como mi Padre me la confirió a mí; en mi reino ustedes comerán y beberán en mi mesa”.

Oración después de la comunión

Hemos recibido, Padre, el anticipo de la salvación eterna, en la fiesta del apóstol san Bartolomé; te pedimos que esta comunión sea nuestro auxilio en la vida presente y garantía de la vida futura. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Jueves 25 de Agosto de 2016

Misa a elección:

Feria. Verde.
San Luis, rey de Francia. (ML). Blanco.
San José de Calasanz, presbítero. (ML). Blanco.
Beata María del Tránsito Cabanillas de Jesús Sacramentado, virgen. (ML). Blanco.

San José de Calasanz fue un gran educador. Abrió su primera escuela gratuita en el popular barrio del Trastévere (Roma) en 1597. Asimismo, fundó la congregación de Clérigos de las Escuelas Pías, para dedicarse a la educación de los niños pobres. En cinco años, ayudado por varios colaboradores, formó a mil alumnos. Esta Congregación hoy se encuentra en muchos países. Por todo esto, se ha elegido a este santo como patrono de las escuelas cristianas.

Luis IX fue coronado como rey de Francia en el año 1226. Se casó y tuvo once hijos. Se destacó como un insobornable administrador de justicia y un pacificador de las contiendas que se suscitaban entre los señores feudales. Durante tres años visitó los lugares de Tierra Santa. Murió mientras recitaba las palabras del salmo 5: “Entro en tu casa, Señor”.

Antífona de entrada          Sal 85, 1. 3

Inclina tu oído, Señor, respóndeme; salva a tu servidor que en ti confía. Ten piedad de mí, Señor, que te invoco todo el día.

Oración colecta     

Señor Dios, que unes a tus fieles en una sola voluntad; concédenos amar lo que mandas y esperar lo que prometes, para que, en la inestabilidad del mundo presente, nuestros corazones estén firmes donde se encuentra la alegría verdadera. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

O bien:         de san Luis, rey de Francia

Dios nuestro, que hiciste pasar a san Luis de las solicitudes del gobierno temporal a la gloria del Reino de los cielos, concédenos, por su intercesión, que en todas las ocupaciones temporales, busquemos siempre tu reino eterno. Por nuestro Señor Jesucristo...

O bien:         de san José de Calasanz

Dios nuestro, que enriqueciste a san José, presbítero, con la caridad y la paciencia, para que se entregara constantemente a la formación humana y cristiana de los niños, concédenos imitar, en su servicio a la verdad, al maestro de sabiduría que hoy veneramos. Por nuestro Señor Jesucristo...

O bien de la bta. María del T. Cabanillas

Padre Santo, que infundiste un espíritu de caridad y humildad en el alma de la beata María del Tránsito Cabanillas de Jesús Sacramentado; concédenos imitar de tal modo el ejemplo de su vida que logremos ser auténticos discípulos de tu Hijo Jesucristo. Que vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos.

Lectura        1Cor 1, 1-9

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Pablo, llamado a ser Apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y el hermano Sóstenes, saludan a la Iglesia de Dios que reside en Corinto, a los que han sido santificados en Cristo Jesús y llamados a ser santos, junto con todos aquellos que en cualquier parte invocan el Nombre de Jesucristo, nuestro Señor, Señor de ellos y nuestro. Llegue a ustedes la gracia y la paz que proceden de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo. No dejo de dar gracias a mi Dios por ustedes, por la gracia que él les ha concedido en Cristo Jesús. En efecto, ustedes han sido colmados en él con toda clase de riquezas, las de la palabra y las del conocimiento, en la medida que el testimonio de Cristo se arraigó en ustedes. Por eso, mientras esperan la Revelación de nuestro Señor Jesucristo, no les falta ningún don de la gracia. Él los mantendrá firmes hasta el fin, para que sean irreprochables en el día de la Venida de nuestro Señor Jesucristo. Porque Dios es fiel, y él los llamó a vivir en comunión con su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.

Palabra de Dios.

Comentario

Dos palabras unidas por el mismo deseo: “gracia y paz”. La primera, con un fuerte trasfondo griego, indica la fuerza y presencia de Dios; la segunda, inspirada en la paz anunciada por el pueblo hebreo, revela este valor como un don de Dios para los últimos tiempos. De este modo, Pablo reúne las expectativas de dos pueblos, dos dones que provienen de Cristo.


Sal 144, 2-7

R. ¡Te alabamos, Señor, y bendecimos tu Nombre!

Señor, día tras día te bendeciré, y alabaré tu Nombre sin cesar. ¡Grande es el Señor y muy digno de alabanza: su grandeza es insondable! R.

Cada generación celebra tus acciones y le anuncia a las otras tus portentos: ellas hablan del esplendor de tu gloria, y yo también cantaré tus maravillas. R.

Ellas publican tus tremendos prodigios y narran tus grandes proezas; divulgan el recuerdo de tu inmensa bondad y cantan alegres por tu victoria. R.

Aleluya        Mt 24, 42. 44

Aleluya. Estén prevenidos, porque el Hijo del hombre vendrá a la hora menos pensada. Aleluya.

Evangelio     Mt 24, 42-51

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús habló diciendo: Estén prevenidos, porque ustedes no saben qué día vendrá su Señor. Entiéndanlo bien: si el dueño de casa supiera a qué hora de la noche va a llegar el ladrón, velaría y no dejaría perforar las paredes de su casa. Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre vendrá a la hora menos pensada. ¿Cuál es, entonces, el servidor fiel y previsor, a quien el Señor ha puesto al frente de su personal, para distribuir el alimento en el momento oportuno? Feliz aquel servidor a quien su señor, al llegar, encuentre ocupado en este trabajo. Les aseguro que lo hará administrador de todos sus bienes. Pero si es un mal servidor que piensa: “Mi señor tardará”, y se dedica a golpear a sus compañeros, a comer y a beber con los borrachos, su señor llegará el día y la hora menos pensada, y lo castigará. Entonces él correrá la misma suerte que los hipócritas. Allí habrá llanto y rechinar de dientes.

Palabra del Señor.

Comentario

“La clave interpretativa de este fragmento del Evangelio (...) es el estar despiertos, y en ese estar despiertos unirnos al sueño de Jesús, a identificarnos con su utopía porque Jesús tiene un sueño que no nos puede dejar dormir. El estar despiertos es una invitación a participar de ese sueño de un nuevo cielo y una nueva tierra donde ya no habrá más lágrimas. La llegada del Hijo del Hombre significará el fin de todo sistema excluyente, tanto a nivel económico como cultural y religioso. Es por eso que el Reino es una amenaza para todos aquellos que hoy o ayer ejercen el poder en forma autoritaria y para el beneficio de unos pocos. El Reino significa la entrada de los márgenes de la historia al gran banquete del final de la historia de exclusión” (Pastor L. Orlov, http://www.pastoralsida.com.ar/paginas_internas/desafios_de_la_palabra/a_1adv.htm).

Oración sobre las ofrendas        

Señor, que en el sacrificio único de Cristo, te has adquirido un pueblo de hijos, sé bondadoso con nosotros y concede a tu Iglesia los dones de la unidad y de la paz. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona      cf. Sal 103, 13-15

Señor, la tierra se sacia con el fruto de tus obras: el pan que sale de la tierra y el vino que alegra el corazón del hombre.

O bien:         cf. Jn 6, 54

Dice el Señor: “El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene Vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día”.

Oración después de la comunión

Padre nuestro, realiza plenamente en nosotros la obra de tu misericordia, y concédenos tu gracia para que podamos agradarte en todo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

123
Viernes 26 de Agosto de 2016

Misa a elección:
Feria.
Verde.
Beato Ceferino Namuncurá. (ML). Blanco

“Estando con los salesianos, Ceferino tuvo la oportunidad de viajar a Roma, para visitar al papa Pío X, quien lo recibió el 26 de septiembre de 1904. Ceferino le entregó al sumo pontífice una manta de piel de chulengo blanco. La entrevista no le fue concedida de inmediato, pero cuando al fin pudo encontrarse con el Papa, Ceferino se mostró recatado, humilde y silencioso. Luego viajó a Florencia y Bolonia, pero el trajín aceleró su muerte. Debió dejar los libros, cursos, latín y catedrales y, después de pasar 45 días en el hospital, murió el 11 de mayo de 1905, en plena primavera europea” (http://www.patagonia.com.ar/Chimpay/405_Ceferino+Namuncur).

Antífona de entrada          Sal 85, 1. 3

Inclina tu oído, Señor, respóndeme; salva a tu servidor que en ti confía. Ten piedad de mí, Señor, que te invoco todo el día.

Oración colecta     

Señor Dios, que unes a tus fieles en una sola voluntad; concédenos amar lo que mandas y esperar lo que prometes, para que, en la inestabilidad del mundo presente, nuestros corazones estén firmes donde se encuentra la alegría verdadera. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

O bien:         del beato Ceferino

Dios todopoderoso y eterno, que en el Beato Ceferino Namuncurá, hijo de la tierra patagónica, ofreces a los jóvenes un alegre ejemplo de santidad, concédenos por su intercesión ser ardientes misioneros de tu Reino para nuestro pueblo, realizando, con amor y fortaleza, las tareas de cada día. Por nuestro Señor Jesucristo...

Lectura        1Cor 1, 17-25

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Hermanos: Cristo no me envió a bautizar, sino a anunciar la Buena Noticia, y esto sin recurrir a la elocuencia humana, para que la cruz de Cristo no pierda su eficacia. El mensaje de la cruz es una locura para los que se pierden, pero para los que se salvan –para nosotros– es fuerza de Dios. Porque está escrito: “Destruiré la sabiduría de los sabios y rechazaré la ciencia de los inteligentes”. ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde el hombre culto? ¿Dónde el razonador sutil de este mundo? ¿Acaso Dios no ha demostrado que la sabiduría del mundo es una necedad? En efecto, ya que el mundo, con su sabiduría, no reconoció a Dios en las obras que manifiestan su sabiduría, Dios quiso salvar a los que creen por la locura de la predicación. Mientras los judíos piden milagros y los griegos van en busca de sabiduría, nosotros, en cambio, predicamos a un Cristo crucificado, escándalo para los judíos y locura para los paganos, pero fuerza y sabiduría de Dios para los que han sido llamados, tanto judíos como griegos. Porque la locura de Dios es más sabia que la sabiduría de los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que la fortaleza de los hombres.

Palabra de Dios.

Comentario

“Las primeras comunidades cristianas, a las que san Pablo se dirige, saben muy bien que Jesús ya ha resucitado y vive; el Apóstol quiere recordar, no sólo a los Corintios o a los Gálatas, sino a todos nosotros, que el Resucitado sigue siendo siempre Aquel que fue crucificado. El ‘escándalo’ y la ‘necedad’ de la cruz radican precisamente en el hecho de que donde parece haber sólo fracaso, dolor, derrota, precisamente allí está todo el poder del Amor ilimitado de Dios, porque la cruz es expresión de amor y el amor es el verdadero poder que se revela precisamente en esta aparente debilidad. Para los judíos la cruz es skandalon, es decir, trampa o piedra de tropiezo: parece obstaculizar la fe del israelita piadoso, que no encuentra nada parecido en las Sagradas Escrituras” (Benedicto XVI, 29/10/2008).


Sal 32, 1-2. 4-5. 10-11

R. ¡La tierra está llena del amor del Señor!

Aclamen, justos, al Señor: es propio de los buenos alabarlo. Alaben al Señor con la cítara, toquen en su honor el arpa de diez cuerdas. R.

Porque la palabra del Señor es recta y él obra siempre con lealtad; él ama la justicia y el derecho, y la tierra está llena de su amor. R.

El Señor frustra el designio de las naciones y deshace los planes de los pueblos, pero el designio del Señor permanece para siempre, y sus planes, a lo largo de las generaciones. R.

Aleluya        Lc 21, 36

Aleluya. Estén prevenidos y oren incesantemente, así podrán comparecer seguros ante el Hijo del hombre. Aleluya.

Evangelio     Mt 25, 1-13

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos esta parábola: "El Reino de los Cielos será semejante a diez jóvenes que fueron con sus lámparas al encuentro del esposo. Cinco de ellas eran necias y cinco, prudentes. Las necias tomaron sus lámparas, pero sin proveerse de aceite, mientras que las prudentes tomaron sus lámparas y también llenaron de aceite sus frascos. Como el esposo se hacía esperar, les entró sueño a todas y se quedaron dormidas. Pero a medianoche se oyó un grito: 'Ya viene el esposo, salgan a su encuentro'. Entonces las jóvenes se despertaron y prepararon sus lámparas. Las necias dijeron a las prudentes: '¿Podrían darnos un poco de aceite, porque nuestras lámparas se apagan?'. Pero éstas les respondieron: 'No va a alcanzar para todas. Es mejor que vayan a comprarlo al mercado'. Mientras tanto, llegó el esposo: las que estaban preparadas entraron con él en la sala nupcial y se cerró la puerta. Después llegaron las otras jóvenes y dijeron: 'Señor, señor, ábrenos', pero él respondió: 'Les aseguro que no las conozco'. Estén prevenidos, porque no saben el día ni la hora".

Palabra del Señor.

Comentario

La imagen puede llevarnos a pensar que todos se han confabulado contra estas pobres doncellas que no han sabido prever que el novio llegaría de forma inesperada. La enseñanza está justamente en que es necesario estar atentos, que nadie puede velar por nosotros, que es nuestra responsabilidad esperar al novio, es decir, al Señor. Nosotros mismos debemos dar cuenta de esto.

Oración sobre las ofrendas        

Señor, que en el sacrificio único de Cristo, te has adquirido un pueblo de hijos, sé bondadoso con nosotros y concede a tu Iglesia los dones de la unidad y de la paz. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona      cf. Sal 103, 13-15

Señor, la tierra se sacia con el fruto de tus obras: el pan que sale de la tierra y el vino que alegra el corazón del hombre.

O bien:         cf. Jn 6, 54

Dice el Señor: “El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene Vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día”.

Oración después de la comunión

Padre nuestro, realiza plenamente en nosotros la obra de tu misericordia, y concédenos tu gracia para que podamos agradarte en todo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Sábado 27 de Agosto de 2016

Santa Mónica

(MO). Blanco.

La fuente más importante para conocer a santa Mónica es la descripción que de ella hace su hijo, san Agustín, en sus Confesiones. Esta es la razón por la que hoy sabemos cuánto pidió y lloró ella por la conversión de su esposo y de su hijo. Murió en el año 387 con paz, al saber que su hijo, Agustín, ya era cristiano.

Antífona      cf. Prov 31, 30. 28

La mujer que teme al Señor merece ser alabada; su marido la elogia y sus hijos la felicitan.

Oración colecta     

Dios nuestro, consuelo de los afligidos, que aceptaste con misericordia las lágrimas de santa Mónica por la conversión de su hijo Agustín; te pedimos, por la intercesión de ambos, que sintamos dolor por nuestros pecados y podamos alcanzar la gracia de tu perdón. Por nuestro Señor Jesucristo...

Lectura        1Cor 1, 26-31

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Hermanos: Tengan en cuenta quiénes son los que han sido llamados: no hay entre ustedes muchos sabios, hablando humanamente, ni son muchos los poderosos ni los nobles. Al contrario, Dios eligió lo que el mundo tiene por necio, para confundir a los sabios; lo que el mundo tiene por débil, para confundir a los fuertes; lo que es vil y despreciable y lo que no vale nada, para aniquilar a lo que vale. Así, nadie podrá gloriarse delante de Dios. Por él, ustedes están unidos a Cristo Jesús, que por disposición de Dios, se convirtió para nosotros en sabiduría y justicia, en santificación y redención, a fin de que, como está escrito: “El que se gloría, que se gloríe en el Señor”.

Palabra de Dios.

Comentario

¿Pablo quiere hacernos creer con estas palabras que no necesitamos capacitarnos para trabajar por el Reino, o que no debemos buscar crecer como personas? Definitivamente, no; Pablo mismo da testimonio de que él es una persona formada y que, para la tarea, es preciso aprovechar el intelecto. Aún así, todos participamos de la pobreza ante la maravilla del Reino, de la gloria de Dios y del mismo Dios. Todo es nada frente a él.


Sal 32, 12-13. 18-21

R. ¡Feliz el pueblo que el Señor se eligió como herencia!

¡Feliz la nación cuyo Dios es el Señor, el pueblo que él se eligió como herencia! El Señor observa desde el cielo y contempla a todos los hombres. R.

Los ojos del Señor están fijos sobre sus fieles, sobre los que esperan en su misericordia, para librar sus vidas de la muerte y sustentarlos en el tiempo de indigencia. R.

Nuestra alma espera en el Señor: Él es nuestra ayuda y nuestro escudo. Nuestro corazón se regocija en él: nosotros confiamos en su santo Nombre. R.

Aleluya        Jn 13, 34

Aleluya. “Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros, como yo los he amado”, dice el Señor. Aleluya.

Evangelio     Mt 25, 14-30

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos esta parábola: "El Reino de los Cielos es como un hombre que, al salir de viaje, llamó a sus servidores y les confió sus bienes. A uno le dio cinco talentos, a otro dos, y uno solo a un tercero, a cada uno según su capacidad; y después partió. En seguida, el que había recibido cinco talentos fue a negociar con ellos y ganó otros cinco. De la misma manera, el que recibió dos ganó otros dos; pero el que recibió uno solo hizo un pozo y enterró el dinero de su señor. Después de un largo tiempo, llegó el señor y arregló las cuentas con sus servidores. El que había recibido los cinco talentos se adelantó y le presentó otros cinco. 'Señor –le dijo–, me has confiado cinco talentos: aquí están los otros cinco que he ganado'. 'Está bien, servidor bueno y fiel, le dijo su señor; ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor'. Llegó luego el que había recibido dos talentos y le dijo: 'Señor, me has confiado dos talentos: aquí están los otros dos que he ganado'. 'Está bien, servidor bueno y fiel; ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor'. Llegó luego el que había recibido un solo talento. 'Señor –le dijo–, sé que eres un hombre exigente: cosechas donde no has sembrado y recoges donde no has esparcido. Por eso tuve miedo y fui a enterrar tu talento: ¡aquí tienes lo tuyo!”. Pero el señor le respondió: 'Servidor malo y perezoso, si sabías que cosecho donde no he sembrado y recojo donde no he esparcido, tendrías que haber colocado el dinero en el banco, y así, a mi regreso, lo hubiera recuperado con intereses. Quítenle el talento para dárselo al que tiene diez, porque a quien tiene, se le dará y tendrá de más, pero al que no tiene, se le quitará aun lo que tiene. Echen afuera, a las tinieblas, a este servidor inútil; allí habrá llanto y rechinar de dientes'”.

Palabra del Señor.

Comentario

Dios nos exige ser responsables con nosotros mismos e insiste en que debemos crecer y buscar enfrentar el mundo y sus dificultades con decisión. Nos quiere maduros, decididos, con los pies en la tierra.

Oración sobre las ofrendas        

Te presentamos estas ofrendas, Señor, en el día de la conmemoración de santa Mónica, y te rogamos humildemente que nos alcancen el perdón y la salvación eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona      cf. Mt 13, 45-46

El reino de los cielos se parece a un negociante que se dedicaba a buscar perlas finas; al encontrar una de gran valor, vendió todo lo que tenía y la compró.

Oración después de la comunión

Dios todopoderoso, te suplicamos que la eficacia divina de este sacramento, celebrado en la conmemoración de santa Mónica, nos ilumine siempre, para que experimentemos el deseo de la santidad y respondamos fielmente con buenas obras. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Domingo 28 de Agosto de 2016

22º Domingo durante el año

Verde.



Semana 2ª del Salterio. 

(San Agustín, obispo y doctor de la Iglesia). 

(Jornada nacional de la infancia y adolescencia misionera).

Antífona de entrada          cf. Sal 85, 3. 5

Ten piedad de mí, Señor, porque te invoco todo el día. Tú, Señor, eres bueno e indulgente, rico en misericordia con aquellos que te invocan.

Oración colecta     

Dios todopoderoso, de quien procede todo bien perfecto, infunde en nuestros corazones el amor de tu nombre, para que, haciendo más religiosa nuestra vida, acrecientes en nosotros lo que es bueno y lo conserves constantemente. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

1ª Lectura    Ecli 3, 17-18. 20. 28-29

Lectura del libro del Eclesiástico.

Hijo mío, realiza tus obras con modestia y serás amado por los que agradan a Dios. Cuanto más grande seas, más humilde debes ser, y así obtendrás el favor del Señor, porque el poder del Señor es grande y él es glorificado por los humildes. No hay remedio para el mal del orgulloso, porque una planta maligna ha echado raíces en él. El corazón inteligente medita los proverbios y el sabio desea tener un oído atento.

Palabra de Dios.

Comentario

Este hombre busca que su hijo siga los pasos de la humildad, el respeto y la misericordia. Se trata de virtudes muy humanas, que en este caso se fundan en un profundo conocimiento de Dios y de la vida.


Sal 67, 4-5a.c. 6-7b. 10-11

R. ¡Señor, tú eres bueno con los pobres!

Los justos se regocijan, gritan de gozo delante del Señor y se llenan de alegría. ¡Canten al Señor, entonen un himno a su Nombre! Su Nombre es “el Señor”. R.

El Señor en su santa Morada es padre de los huérfanos y defensor de las viudas: Él instala en un hogar a los solitarios y hace salir con felicidad a los cautivos. R.

Tú derramaste una lluvia generosa, Señor: tu herencia estaba exhausta y tú la reconfortaste; allí se estableció tu familia, y tú, Señor, la afianzarás por tu bondad para con el pobre. R.

2ª Lectura    Heb 12, 18-19. 22-24

Lectura de la carta a los Hebreos.

Hermanos: Ustedes no se han acercado a algo tangible: “fuego ardiente, oscuridad, tinieblas, tempestad, sonido de trompeta, y un estruendo tal de palabras”, que aquellos que lo escuchaban no quisieron que se les siguiera hablando. Ustedes, en cambio, se han acercado a la montaña de Sión, a la Ciudad del Dios viviente, a la Jerusalén celestial, a una multitud de ángeles, a una fiesta solemne, a la asamblea de los primogénitos cuyos nombres están escritos en el cielo. Se han acercado a Dios, que es el Juez del universo, y a los espíritus de los justos que ya han llegado a la perfección, a Jesús, el mediador de la Nueva Alianza y a la sangre purificadora que habla más elocuentemente que la de Abel.

Palabra de Dios.

Comentario

El autor de este discurso tan imponente nos amonesta para que vivamos conformes a lo que hemos contemplado. ¿Hemos contemplado algo? Sí, y nos acercamos al monte Sión, a la alianza en Jesús que nos renueva para poder vivir en la Ciudad Santa.


Aleluya        Mt 11, 29

Aleluya. “Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón”, dice el Señor. Aleluya.

Evangelio     Lc 14, 1. 7-14

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Un sábado, Jesús entró a comer en casa de uno de los principales fariseos. Ellos lo observaban atentamente. Y al notar cómo los invitados buscaban los primeros puestos, les dijo esta parábola: “Si te invitan a un banquete de bodas, no te coloques en el primer lugar, porque puede suceder que haya sido invitada otra persona más importante que tú, y cuando llegue el que los invitó a los dos, tenga que decirte: “Déjale el sitio”, y así, lleno de vergüenza, tengas que ponerte en el último lugar. Al contrario, cuando te inviten, ve a colocarte en el último sitio, de manera que cuando llegue el que te invitó, te diga: “Amigo, acércate más”, y así quedarás bien delante de todos los invitados. Porque todo el que se eleva será humillado, y el que se humilla será elevado”. Después dijo al que lo había invitado: “Cuando des un almuerzo o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos, no sea que ellos te inviten a su vez, y así tengas tu recompensa. Al contrario, cuando des un banquete, invita a los pobres, a los lisiados, a los paralíticos, a los ciegos. ¡Feliz de ti, porque ellos no tienen cómo retribuirte, y así tendrás tu recompensa en la resurrección de los justos!”.

Palabra del Señor.

Comentario

“El Señor enseña a sus discípulos que deben ser desinteresados y que jamás deben hacer el bien con la mirada puesta en la retribución que esperan recibir. El que comparte lo suyo sin buscar recompensa alguna en este mundo, la recibirá de manos de Dios, quien es generoso en grado infinito” (Luis H. Rivas, “La obra de Lucas”, I. El Evangelio, Ed. Agape).

Oración sobre las ofrendas        

Te pedimos, Dios nuestro, que esta ofrenda sagrada nos alcance tu bendición salvadora y se cumpla en nosotros lo que celebramos en esta liturgia. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión        Sal 30, 20

Qué grande es tu bondad, Señor. Tú la reservas para tus fieles.

O bien:         Mt 5, 9-10

Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios. Felices los que son perseguidos por practicar la justicia, porque a ellos les pertenece el Reino de los cielos.

Oración después de la comunión

Saciados con el pan de la mesa celestial, te suplicamos, Padre, que este alimento de nuestra caridad nos fortalezca y nos impulse a servirte en los hermanos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Lunes 29 de Agosto de 2016

Martirio de san Juan Bautista

(MO). Rojo.

La imagen del Bautista se nos presenta en los evangelios como un continuador del profeta Elías. Su espíritu de pobreza, su valentía para enfrentar los excesos de poder real de entonces y su profunda fe, lo llevaron a la cárcel y a la muerte.

Antífona de entrada          cf. Sal 118, 46-47

Señor, hablaba de tu ley delante de los reyes, y no fui confundido; me deleitaba en tus mandamientos que tanto amo.

Oración colecta     

Dios nuestro, que quisiste que san Juan Bautista fuera el Precursor del nacimiento y de la muerte de tu Hijo; concédenos que, así como él dio su vida como mártir por la verdad y la justicia, también nosotros luchemos con valentía en la afirmación de tu verdad. Por nuestro Señor Jesucristo...

Lectura        Jer 1, 17-19

Lectura del libro de Jeremías.

La palabra del Señor llegó a mí en estos términos: “Cíñete la cintura, levántate y diles todo lo que yo te ordene. No te dejes intimidar por ellos, no sea que te intimide yo delante de ellos. Mira que hoy hago de ti una plaza fuerte, una columna de hierro, una muralla de bronce, frente a todo el país: frente a los reyes de Judá y a sus jefes, a sus sacerdotes y al pueblo del país. Ellos combatirán contra ti, pero no te derrotarán, porque yo estoy contigo para librarte –oráculo del Señor–”.

Palabra de Dios.

Comentario

El profeta tiene que saber a qué se enfrenta. Dios no le promete ni poder ni triunfo, sino solamente que lo acompañará durante su vida. Jeremías tiene que creer que esto se cumplirá aún en los momentos en que sufra temor.


Sal 70, 1-4a. 5-6ab. 15. 17

R. ¡Mi boca, anunciará tu salvación, Señor!

Yo me refugio en ti, Señor, ¡que nunca tenga que avergonzarme! Por tu justicia, líbrame y rescátame, inclina tu oído hacia mí, y sálvame. R.

Sé para mí una roca protectora, tú que decidiste venir siempre en mi ayuda, porque tú eres mi roca y mi fortaleza, ¡Líbrame, Dios mío, de las manos del impío! R.

Porque tú, Señor, eres mi esperanza y mi seguridad desde mi juventud. En ti me apoyé desde las entrañas de mi madre; desde el seno materno fuiste mi protector. R.

Mi boca anunciará incesantemente tus actos de justicia y salvación, Dios mío, tú me enseñaste desde mi juventud, y hasta hoy he narrado tus maravillas. R.

Aleluya        Mt 5, 10

Aleluya. Bienaventurados los que son perseguidos por practicar la justicia, porque a ellos les pertenece el reino de los cielos. Aleluya.

Evangelio     Mc 6, 17-29

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Herodes había hecho arrestar y encarcelar a Juan a causa de Herodías, la mujer de su hermano Felipe, con la que se había casado. Porque Juan decía a Herodes: “No te es lícito tener a la mujer de tu hermano”. Herodías odiaba a Juan e intentaba matarlo, pero no podía, porque Herodes lo respetaba, sabiendo que era un hombre justo y santo, y lo protegía. Cuando lo oía, quedaba perplejo, pero lo escuchaba con gusto. Un día se presentó la ocasión favorable. Herodes festejaba su cumpleaños, ofreciendo un banquete a sus dignatarios, a sus oficiales y a los notables de Galilea. Su hija, también llamada Herodías, salió a bailar, y agradó tanto a Herodes y a sus convidados, que el rey dijo a la joven: “Pídeme lo que quieras y te lo daré”. Y le aseguró bajo juramento: “Te daré cualquier cosa que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino”. Ella fue a preguntar a su madre: “¿Qué debo pedirle?”. “La cabeza de Juan el Bautista”, respondió ésta. La joven volvió rápidamente adonde estaba el rey y le hizo este pedido: “Quiero que me traigas ahora mismo, sobre una bandeja, la cabeza de Juan el Bautista”. El rey se entristeció mucho, pero a causa de su juramento, y por los convidados, no quiso contrariarla. En seguida mandó a un guardia que trajera la cabeza de Juan. El guardia fue a la cárcel y le cortó la cabeza. Después la trajo sobre una bandeja, la entregó a la joven y Esta se la dio a su madre. Cuando los discípulos de Juan lo supieron, fueron a recoger el cadáver y lo sepultaron.

Palabra del Señor.

Comentario

La atracción que parece ejercer Juan sobre Herodes es solo aparente. El rey prefiere someterse a los caprichos de su entorno, antes que dar un paso de valentía y aceptar la verdad que hay en las palabras de Juan. Esta actitud complaciente del monarca hacia su entorno, contrasta con la energía y entereza con que Juan ha asumido su misión profética.

Oración sobre las ofrendas        

Por las ofrendas que te presentamos, concédenos, Señor, seguir con rectitud tus caminos, como enseñó san Juan Bautista, la voz que clamaba en el desierto, y confirmó valientemente derramando su sangre, Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión        Jn 3, 27. 30

Juan respondió: “Es necesario que él crezca y que yo disminuya”.

Oración después de la comunión

Al celebrar el martirio de san Juan Bautista, concédenos, Padre, venerar el sacramento que hemos recibido y alegrarnos por sus frutos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Liturgia


Aplicaciones móviles